Algunos alimentos donde se encuentra la vitamina B12

La vitaminaB12 o cianocobalamina es sintetizada sólo por microorganismos producidos en el sistema digestivo de los animales. Los vegetales no la producen y si es que la contienen es sólo por contaminación del suelo, salvo raras excepciones.

Las fuentes de vitamina B12 son alimentos de origen animal como carne, pollo, pescados, mariscos, huevo, y la fuente más abundante son las carnes de órganos: hígados, riñones, corazón y sesos. También se consideran fuente los productos lácteos y los huevos.

En el huevo, además de ser un alimento rico en proteínas y podemos encontrar una cantidad de 1,28 microgramos de vitamina B12 por huevo más o menos.

La cantidad de vitamina B12 que tiene una taza de leche es de 1.2 microgramos y sus derivados también contienen vitamina B12. Por ejemplo, el yogurt natural también contiene vitamina B12 (1.28 microgramos cada 200 gramos) y una taza de queso Cottage (220 gramos aprox.), contiene 1,3 microgramos mientras que el queso suizo contiene 0,95 microgramos por cada 30 gramos.

Por lo tanto, Una taza de leche (1.2 microgramos) con una porción de cereales fortificados (6.5 microgramos) son suficientes para alcanzar los valores necesarios, no hay que olvidar que su absorción es cercana a un 50% de lo aportado y que el exceso es eliminado vía urinaria o fecal.

Actualmente el mercado también cuenta con productos de origen vegetal enriquecidos con vitamina B12 mediante procesos tecnológicos como es el caso de los cereales, que son muy ricos en fibra, y dentro de éstos sobre todo los integrales. La fibra dietética tiene múltiples beneficios comprobados a nivel científico; regula el tránsito intestinal y tiene función anti cancerígena, ya que evita que las sustancias contenidas en la materia fecal estén en contacto con la mucosa intestinal durante tiempo prolongado, lo que resulta nocivo.

Las vitaminas que se encuentran de forma natural en los alimentos presentan mayor y mejor biodisponibilidad, es decir, capacidad para ser absorbidas, que las vitaminas sintéticas formuladas en laboratorios.

Dentro de las fuentes no naturales se puede encontrar: suplementos medicamentosos, inyecciones intramusculares de aplicación mensual y actualmente en desarrollo una terapia de inhalación (nasal) semanal de vitamina B12.

Con una alimentación completa y variada se cubren fácilmente los requerimientos de la vitamina B12.